Revista Empléate

N°1 - Empleate 1

Artículo imprimir el articulo

Editorial

Federación María Laffitte

Son muchas las publicaciones que tratan temas relacionados con y para las mujeres pero pocas son las que dan un tratamiento adecuado y con rigor a temas de economía y empleo desde una perspectiva de género. María Laffitte perseguía ese objetivo. Perseguía poder publicar una revista que se preocupe y ocupe de las necesidades y carencias de las mujeres en aquellos campos que por su especificidad, aparecen con menor frecuencia en las revistas ordinarias: mujer y empleo; economía de las mujeres; discriminación salarial por cuestión de género…En definitiva, perseguía una revista que tratara y se ocupara de mujeres, género y economíaeconomía feminista. Y gracias a una subvención de la Dirección General de Formación Profesional para el Empleo, destinada a acciones de Investigación e Innovación para el año 2011 al amparo de la convocatoria del 1 de agosto de 2011, de la Dirección General de Formación Profesional, Autónomos y Programas para el Empleo del SAE (dentro de la tipología "Acciones de promoción y difusión de la FPE") al amparo de la Orden de 23 de octubre del 2009.

Empléate” que viene de emplear, procedente del  latín “implicare”, es decir, meter a alguien en alguna actividad; empleada, empleo.
Empléate quiere esculpir en sus páginas que las mujeres están presentes en todas las industrias en las que podamos pensar, si bien en algunas les está  siendo más costoso introducirse no por ello vamos a cejar en el  empeño y obviarlo.

Al comienzo, o no tan al comienzo, de la crisis económica manifestaba aquella efímera Ministra de Igualdad que la mujer nunca había sido parte del problema sino que era parte de la solución. Y pese a quien le pese, esta es una realidad como la copa de un pino, porque es necesario contar con las mujeres si realmente se quiere salir de esta crisis y tener un nuevo modelo económico con una sociedad más justa e igualitaria.
Las cifras no engañan: El 60% de los titulados universitarios –en Andalucía- son mujeres  pero, por poner un ejemplo, en 2004, la presencia femenina en las cátedras ocupaban un escaso12% y en 2010 llegaba a un 18%.  Si enfocamos nuestro  objetivo hacia el campo de las finanzas observamos de nuevo que, aunque las mujeres sacan mejores notas que sus compañeros varones, sin embargo, en los primeros años de trabajo en banca de inversión el porcentaje de mujeres es significativamente inferior y, a medida que pasan los años… simplemente desaparecen. Obviamente la balanza se inclina hacia los varones, quizás debido a una autoselección, quizás sesgo en los entrevistadores que probablemente replican lo que ven, consciente o inconscientemente pero el hecho es que este sector está perdiendo diversidad y la distinta perspectiva aportaría tener una mayor representación femenina.

Tampoco podemos pasar por alto las notorias diferencias salariales existentes pese a que la clase política, financiera y económica manifiestan públicamente que apuestan por “la economía de la igualdad”. Pero, paradójicamente en nuestra autonomía en concreto, de cada cien mujeres en edad laboral,  sólo treinta y seis tienen un empleo y esta manida crisis  no hace más que aumentar las desigualdades al tiempo que está cercenando los avances logrados en el ámbito laboral y social.

El derrumbe económico internacional esta profundizando las desigualdades de género. Las mujeres trabajadoras se están viendo particularmente perjudicadas en esta crisis (actividades como la industria textil, el comercio formal, asistentes domiciliarios, envasadoras... sufren una gran desaceleración o recesión). Se acentúan las diferencias en la remuneraciones y las mayores brechas salariales se dan entre los puestos con cualificación profesional y aunque la Consejera Carmen Aguayo comentara en una entrevista en 2010 que se estaba haciendo especial hincapié a través de la Red Territorial de Apoyo a Emprendedores en identificar a las mujeres emprendedoras potenciales, facilitar su formación como promotoras y apoyar las incitativas de creación de empresas… la realidad es que los recortes han recortado al ‘especial hincapié”.

En esa misma entrevista manifestaba la consejera Aguayo que “el compromiso del gobierno andaluz para consolidar los avances sociales en materia de género se mantiene y prueba de ello es que las políticas de igualdad no sólo no decaen, sino que aumentan sus recursos. En concreto, las políticas  de igualdad, desarrolladas por la Consejería de Igualdad y Bienestar Social, aumentan un 11,8% este año. Además, al interpretar el presupuesto en su conjunto desde la óptica de la transversalidad de género, las políticas generales, no solo las especificas, están orientadas también hacia la consecución de la equidad entre hombres y mujeres”.  No dudamos de la buena intención de la Consejera pero la realidad es que las mujeres están sufriendo las peores consecuencias de la crisis y por ende, los poderes públicos no están garantizando a las mujeres el ejercicio de sus derechos.  "Aunque nuestra vida no se parece en absoluto a la de nuestras madres, seguimos en peores condiciones que los hombres. Y si se trata de crear una empresa, las mujeres tenemos más dificultades financieras", destacó el pasado enero Marisa Soleto.

Tenemos que reciclarnos para competir, bien en el empleo bien en el ámbito empresarial, es verdad. Pero también es verdad que, llantinas aparte, las mujeres se enfrentan a mayores impedimentos que los hombres. La tasa de empleo de las mujeres está en más de 20 puntos por debajo de la de los hombres: 76,2 por ciento estos, 55,6 por ciento aquellas. Y si enfocamos nuestra mira al campo de emprendedores y fomento empresarial, aunque las mujeres  en este campo representan alrededor de un 40%, bien es verdad que sus empresas no son tan “competitivas” como las de sus colegas varones y en las páginas del interior descubriremos por qué y con los infranqueables muros con que se topan aunque brindamos una pista: sólo el 8 por ciento de los préstamos que dan los bancos son para mujeres, aunque de los 54.000 negocios que quebraron durante los cinco primeros meses de 2010, sólo 9.000 estaban conducidos por mujeres. 

Nuestra Constitución dice en el Título I, Sección II, Artículo 35 que “Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio...”. El huracán de la crisis ha cerrado de golpe el libro de la Constitución o quizás nunca haya estado abierto del todo para las mujeres puesto que sólo habla de “españoles”.

En este primer número de Empléate, vamos a hacer un recorrido por Andalucía y el resto del Estado para pasearnos después por Europa. A continuación navegaremos por óceanos y mares y nos adentraremos en países como Argentina, Chile, Brasil o Cuba. Posteriormente, daremos el salto a Australia para luego volver a Sudáfrica y terminar en nuestro país vecino: Marruecos. De todos ellos aprenderemos todo lo relativo a mujer y empleo, su situación económica actual, sus avances y logros o sus retrocesos. También sabremos sobre sus leyes y lo que sus diferentes gobiernos están haciendo en pro de sus derechos; también sabremos de las opiniones de ellas sobre los mismos. Podremos comparar y aprender y quizás poder utilizar esta revista como conducto para tejer redes y fortalcer el emporio femenino.

En la situación económica pintan bastos en estos momentos. No obstante, las mujeres sabemos de zancadillas mucho más que los hombres y sabemos resurgir de las cenizas con más fuerza; la historia da sobrada cuenta de esta afirmación. Con el potencial de nuestro talento podremos enfrentarnos a cualquier obstáculo y salir de la crisis utilizando todas las armas, estrategias y material humano del que disponemos para cambiar la estructura en la que se sostiene el mundo económico porque, en ese cambio debe, ha de estar la mujer. Y las mujeres están en Empléate, y Empléate es otra herramienta más a disposición de las mujeres

 

  Junta andalucia empleo
  Union europea - fondo social
  Ministerio empleo de España

 

Sumario

Editorial

Federación María Laffitte

Evolución de la relación mujer y empleo en democracia

Ana Pérez Luna. Secretaría de la Mujer UGT Andalucía

Programas de formación, ¿el camino para el empleo?

Angel Gabriel Bueno Sánchez

Andalucía y su tejido empresarial

Angel Gabriel Bueno Sánchez

Mujeres-motor, también en tiempos de crisis

Ana Vázquez

Servir para servir

Iván Montes Gálvez

Emprenderla con el fututo. Retos del empleo femenino ante la crisis

Iván Montes Gálvez

Mujeres frente a la crisis, soluciones con acento andaluz

Carmen G. Gavira

Economía y empleo, ¿un asunto de mujeres?

Teresa Fernández Ridruejo. Orientadora laboral. Experta en género

¿Por qué decimos economía cuando queremos decir dinero?

Iratxe Acha (TTi, Tecnología para la Transformación Interior)

Crisis es nombre de mujer

Aitor Aspuru Sáez

Jezabel. Veganamente...

Aitor Aspuru Sáez

La responsabilidad de hablar desde la experiencia

Aitor Aspuru Sáez

"Nunca sabemos el potencial que tenemos dentro"

Cristina M. Sacristán

"En esta sociedad los logros masculinos se magnifican"

Cristina M. Sacristán

El difícil camino hacia la igualdad de la mujer ucraniana

Lyudmyla Kovalchuk - La Strada Ukraine

Las labores de cuidado infantil y el nuevo marco de regulaciones para el ejercicio del cuentapropismo en Cuba

Magela Romero Almodóvar

Poner en hora el reloj de los oficios

Magela Romero Almodóvar

Género y empleo: la realidad chilena

Oriana Ayala Ferrada

Servicio doméstico, ni sueños, ni ambiciones

Oriana Ayala Ferrada

¡Comienzan las rebajas!... en el tiempo de descanso

Mg. Florencia Antoniou

Fora de Eixo. Fuera del eje

Marta Florencia Goldsman

Mujeres, trabajo y cooperativismo en Brasil

Bianca dos Santos

Mujer, negra y empresaria

Neesa Isaacs

Ser mujer, ser empresaria.

Susana Escalante

Zineb, sencilla ciudadana del mundo

Zined Chbibi-Cadoux

No todo es de color rosa en el mercado laboral australiano

Silvia Cuevas Morales

Mujeres. La fuerza del cambio en India

Susana Marín Aguilera

Paseo cultural

Judy Rudon

Créditos

Federación Asoc. María Laffitte