Revista Empléate

N°1 - Empleate 1

Artículo imprimir el articulo

Para las estadísticas... un número

Servicio doméstico, ni sueños, ni ambiciones

Después me toca servir la cena a los patrones

Oriana Ayala Ferrada

Su nombre es Rosa, tiene 29 años, cursó hasta 6º grado de educación primaria y trabaja como Nana de una familia acomodada con tres criaturas a su cargo. Mis preguntas son simples intentando recordar un lenguaje coloquial y cercano pero Rosa, a pesar de mis intentos, me trata de usted con distancia y frialdad.

Definitivamente, con mis compatriotas no me funciona aquello de la empatía que se me da realmente bien con gitanas, presas o mujeres de barrios excluidos en Madrid. Entrevisto a Rosa a través de la web cam y con ayuda de un familiar mio que vive en Chile, quien le ha solicitado que responda a mis preguntas.

(El lenguaje lo he adaptado para que que se puedan entender los modismos pero sin modificar ninguna de sus respuestas).

Pregunta. ¿Cuánto tiempo llevas trabajando en Servicio doméstico?

Respuesta. Desde hace mucho, yo tenía 12 años cuando mi mamá ya me llevaba para hacerme cargo de los niños de una casa donde ella lavaba.

P. ¿Fue difícil hacer este trabajo? ¿Te sentías preparada?

"Yo desde muy pequeña cuidaba a mis hermanos en casa, a los menores los crié solita".

- Difícil no, yo desde muy pequeña cuidaba a mis hermanos en casa, a los menores los crié solita. Fue difícil aprender a obedecer a la patrona y callarme ante los niños porque yo era muy “contestona”. Yo sé hacer todo lo de casa, me enseñó mi mamá.

P. ¿Tienes contrato? ¿Cuánto tiempo llevas en tu actual trabajo?

- No, no tengo contrato. Solo un acuerdo de palabra con la señora que me dijo cuánto me iba a pagar y cuales eran mis obligaciones. En esta casa estoy desde hace 4 años, desde que nació el más pequeño. Son tres niños y el más grande tiene 9 años, el segundo 7 y el pequeño va a cumplir 4 dentro de un mes. Ya llevo tres casas en estos 15 años. Los trabajos me duran por suerte, pero una vez criados los niños ya no te necesitan. Es duro porque te encariñas con ellos pero, ya no les haces falta y los niños te olvidan. Pero si lo has hecho bien te recomiendan con otra familia.ilustración mujer limpadora supercontenta

P. ¿En qué consiste tu trabajo? ¿Qué haces cada día?

- Bueno me levanto a las 7 de la mañana, me aseo y me pongo el uniforme. Después preparo el desayuno para los patrones y para los niños. Mientras, voy despertando a los niños y les ayudo a asearse vestirse y bajan a desayunar conmigo en la cocina para que no molesten a los padres. Los patrones desayunan en el comedor, solos. Yo voy y vengo durante el desayuno del comedor a la cocina para que todo salga bien y no hayan quejas. Después la señora se lleva a los niños al colegio y yo tengo que limpiar, recoger, poner lavadoras y planchar. De la cocina se encarga una señora que también cose para la patrona. A las 4 el autobús trae a los niños y ahí les doy la merienda y salgo con ellos a jugar. Luego les acompaño mientras hacen los deberes y si puedo les ayudo. Luego les baño, les doy la cena y a la cama. Les leo cuentos o cantamos antes de dormir. Después me toca servir la cena a los patrones, recoger, dejar la cocina limpia y si no hay invitados me puedo ir a acostar. Cuando vienen invitados me tengo que quedar por si a la señora se le ofrece algo. Así es mi trabajo.

P. ¿Cuántos días libras a la semana?

- El Domingo por la tarde después de recoger la mesa y limpiar la cocina, puedo salir hasta las 8 de la noche ya que hay que preparar las cosas del colegio y acostar a los niños. Como 4 horas cada Domingo.

P. ¿Donde vas? ¿Qué haces en tus 4 horas libres?

- Bueno salgo con alguna amiga que trabaja como yo en alguna casa de por aquí y nos vamos a pasear al Centro Comercial. Es muy lindo y hay muchas tiendas y cosas para mirar. A veces vamos al cine. Pero prefiero no gastar ya que el dinero lo necesita mi madre para mantener a mis hermanas.

P. ¿Eres feliz?

- (Sonríe y se calla… repito la pregunta). No sé, es la vida que tengo, no me puedo quejar. Mi mamá dice que tengo buen carácter y por eso me río siempre. Creo que eso es ser feliz.

P. ¿Tienes planes para el futuro?

- Bueno, seguir trabajando y si algún día encuentro un hombre bueno y trabajador, me gustaría tener mi casa y mis hijos. Claro que ahí trabajaría “puertas afuera” (externa), por horas.

P. ¿Sabes algo del feminismo?

- (Se ríe abiertamente) Si, es un mundo en el que mandan las mujeres. Lo he visto en las películas. Pero claro aquí en Chile no es así.

P. ¿Te gustaría que los hombres y las mujeres pudieran ser iguales, es decir tener los mismos derechos?

- ¿A quién no le gustaría? Pero aquí no es así, los hombres son libres, hacen lo que quieren y las mujeres nos quedamos embarazadas y nos quedamos con los críos, después hay que sacarlos adelante. No queda otra cosa, para eso somos madres.

"No tengo contrato. Solo un acuerdo de palabra con la señora que me dijo cuánto me iba a pagar y cuales eran mis obligaciones".

P. ¿Te gustaría tener contrato, seguro médico y una jubilación para cuando ya no puedas trabajar?

- Eso no se puede trabajando en esto. Pero si puedo juntaré dinero para la vejez, para no terminar como mi madre. Lo del seguro médico si me gustaría porque ahora cuando voy al hospital me atienden muy mal y tengo que pagar por todo. Si tienes seguro te atienden bien y te ponen las inyecciones o te hacen las curas.

P. ¿Qué sabes de España?        empleada del hogar chilena-29 años

- Muchas cosas porque la patrona compra las revistas donde salen las princesas, las cantantes y los que están de moda? A mi me gusta David Bisbal y me da mucha pena que ya no esté con la Chenoa. También me gusta la Leticia que es muy linda con ropa preciosa y elegante pero un poco delgaducha. Ella tuvo suerte, se casó con un príncipe como en los cuentos.

P. ¿Si yo pudiera concederte un deseo que pedirías?

- (Se ríe…) Bueno pero no se ría de mí, me habría gustado ser enfermera, bueno doctora mejor y tener mi sueldo, mi casa y comprarle una casa a mi mamá. Después me habría ido a trabajar gratis para los pobres y sería bien buena con ellos. Hace tanta falta ayudar a la gente, pero bien, con cariño y respeto.

Hasta aquí la entrevista a una mujer cuya vida no es importante, no aparece en ningún medio. Para las estadísticas es un número (para nosotras, una esclava). Una mujer que casi no tiene sueños, ni ambiciones, que se conforma con lo que le da la vida y se ríe porque le enseñaron a tener buen carácter.                        

Sumario

Editorial

Federación María Laffitte

Evolución de la relación mujer y empleo en democracia

Ana Pérez Luna. Secretaría de la Mujer UGT Andalucía

Programas de formación, ¿el camino para el empleo?

Angel Gabriel Bueno Sánchez

Andalucía y su tejido empresarial

Angel Gabriel Bueno Sánchez

Mujeres-motor, también en tiempos de crisis

Ana Vázquez

Servir para servir

Iván Montes Gálvez

Emprenderla con el fututo. Retos del empleo femenino ante la crisis

Iván Montes Gálvez

Mujeres frente a la crisis, soluciones con acento andaluz

Carmen G. Gavira

Economía y empleo, ¿un asunto de mujeres?

Teresa Fernández Ridruejo. Orientadora laboral. Experta en género

¿Por qué decimos economía cuando queremos decir dinero?

Iratxe Acha (TTi, Tecnología para la Transformación Interior)

Crisis es nombre de mujer

Aitor Aspuru Sáez

Jezabel. Veganamente...

Aitor Aspuru Sáez

La responsabilidad de hablar desde la experiencia

Aitor Aspuru Sáez

"Nunca sabemos el potencial que tenemos dentro"

Cristina M. Sacristán

"En esta sociedad los logros masculinos se magnifican"

Cristina M. Sacristán

El difícil camino hacia la igualdad de la mujer ucraniana

Lyudmyla Kovalchuk - La Strada Ukraine

Las labores de cuidado infantil y el nuevo marco de regulaciones para el ejercicio del cuentapropismo en Cuba

Magela Romero Almodóvar

Poner en hora el reloj de los oficios

Magela Romero Almodóvar

Género y empleo: la realidad chilena

Oriana Ayala Ferrada

Servicio doméstico, ni sueños, ni ambiciones

Oriana Ayala Ferrada

¡Comienzan las rebajas!... en el tiempo de descanso

Mg. Florencia Antoniou

Fora de Eixo. Fuera del eje

Marta Florencia Goldsman

Mujeres, trabajo y cooperativismo en Brasil

Bianca dos Santos

Mujer, negra y empresaria

Neesa Isaacs

Ser mujer, ser empresaria.

Susana Escalante

Zineb, sencilla ciudadana del mundo

Zined Chbibi-Cadoux

No todo es de color rosa en el mercado laboral australiano

Silvia Cuevas Morales

Mujeres. La fuerza del cambio en India

Susana Marín Aguilera

Paseo cultural

Judy Rudon

Créditos

Federación Asoc. María Laffitte