Revista Empléate

N°1 - Empleate 1

Artículo imprimir el articulo

Inventa un mundo, construye una nueva economía

Fora de Eixo. Fuera del eje

Economía solidaria

Marta Florencia Goldsman

 

 

 

 

¿Una red cultural o un laboratorio para cambiar el modo de vida? Compartir, la utilización del trueque,  poner el dinero individual ganado en una caja colectiva, tomar decisiones colectivas en asambleas… para llevar todas estas experiencias a la política partidaria, a los medios de comunicación, a las universidades.  Y todo este compromiso desde una perspectiva de género, desde la equidad.

 

Las paredes de la casa Fora do Eixo1 de Minas Gérais, Brasil, hablan. Hay intervenciones de artistas con trocitos de cartón pegados, prolijos trazos de aerosol e ideogramas chinos. También hay mensajes que recuerdan los beneficios de reciclar la basura, la importancia de mantener el lugar en orden y lo saludable de cuidar el espacio colectivo. Esta casa es parte de un experimento enorme en el que las personas apuestan a compartir su vida, el salario y la habitación. Una casa en donde los nuevos medios de comunicación, los festivales de rock y el desarrollo de una economía solidaria a partir de acciones creativas impulsa a las personas a entregar sus horas de trabajo sin esperar remuneración a cambio.

Un hogar en donde hombres y mujeres de entre 20 a 50 años viven, trabajan y comparten la búsqueda de formas creativas de financiamiento e intercambio. Fora do Eixo (FDE) es una de las redes culturales más grandes de Brasil y  varios de sus frentes están liderados por mujeres, autodenominadas #FEMeninas (chicas Fuera del Eje). Con más de 200 colectivos asociados, en el quinto país más extenso del globo, uno de los objetivos de la red es dar estímulo a la libertad creativa de artistas regionales de todo el territorio.

Reunion productoresLa semilla de FDE nació en 2005 desde las ciudades de Cuiabá, Uberlandia, Rio Blanco y Londrina cuando varios colectivos que producían eventos de música se unieron para intensificar la articulación de las bandas de música independiente entre las ciudades. Algunos jóvenes gestores culturales se unieron para promover juntos las giras de las bandas de rock locales, estimular el hospedaje solidario y articular a los productores para disminuir el costo de los viajes. En poco tiempo, varios productores de otras ciudades se identificaron con los problemas enfrentados por los precursores del circuito y se sumaron al movimiento formando así una red de colectivos culturales.

Lenissa Lenza (32) es una de las fundadoras de la red y resume cómo empezó todo bajo los principios de colectividad e interdependencia: “Todo lo comenzamos a hacer por necesidad ¿cómo vamos a sustentar un colectivo con un departamento para cada uno? ¡No! Vamos a compartir, vamos a vivir juntos en una sola sede, ¡es más viable! Hay afinidad de grupo pero también hay necesidades conjuntas y claras. Fuimos el primer colectivo de la red (de la ciudad de Cuiabá) en irnos a vivir juntos así desde cero, había que invertir todo. Diez años atrás fuimos los únicos en hacerlo, pero un tiempo después la gente vio que es fácil y posible.  Cuantos más desafíos vivíamos más complicidad lográbamos”. Así se fue fortaleciendo un movimiento que propone que cada colectivo tenga autonomía local pero que se ligue a una red para realizar sus proyectos.

Biba Andrade (31) pide ayuda para limpiar un mueble antiguo donado por la madre de una de las habitantes de la casa. Después camina por la casa con un bolsón de ropa entre manos, con el que aumentar el guardarropa colectivo. Es la hora del almuerzo, hay que cerrar cuestiones pendientes antes de cocinar arroz y frijoles para más de 20 personas.  Biba es parte de FDE desde hace más de cinco años y resalta, entre otros, que más que dificultades el modo de financiamento solidario abre nuevas posibilidades. Representa al Banco Fora do Eixo,  un sistema de financiamento que articula centros culturales a nivel nacional y regional. Sobre el funcionamiento detalla: “Nosotros trabajamos a través de una gestión del Banco FDE y cada colectivo tiene su gestor. Entonces esa persona hace su gestión para su colectivo y después dialoga con los otros gestores. De ese modo logramos una relación más orgánica biba con el ordenadorcon todos los puntos de la red. Trabajamos con una caja colectiva que funciona a partir de los ingresos personales pero también de los del colectivo. Todos los ingresos confluyen en la misma caja. Esa caja colectiva tiene que dar cuenta de los gatos personales y también de los gastos del colectivo. Luego la distribución de fondos acompaña de a poco las necesidades de cada uno. Pero lo importante es que el dinero queda en la caja, paga las cuentas que precisan ser pagadas y después de cumplir con esas prioridades empezamos a pensar a dónde va a ser invertido. Enfocamos el uso de recursos en identificar si hay una acción que precisa ser hecha o si hay algún colectivo que le debe a otro”.

A nivel regional, añade Biba, también existe una caja colectiva nutrida por los recursos de cada agrupación estadual cuya función es “salvar” o asistir financieramente a otros colectivos. “Los colectivos pueden depositar ahí los fondos de algún proyecto que pertenezcan al circuito del mismo estado y después invertirlos en el funcionamiento de otros colectivos. Esas regionales dialogan a nivel nacional para un proyecto que se llama Cuenta Común. Todos los colectivos se registran en un formulario que les permite tanto prestar recursos como solicitar préstamos. Por otro lado, existe una categoría de financiamiento que se conforma de un porcentaje de todos los concursos públicos a los que aplica el colectivo y que después sirve para financiar  otros proyectos de la red”.

Desafíos y creación de monedas

“Vivimos muchos desafíos pero en cuanto los íbamos superando más nos fortalecíamos. Pasamos hambre el primer año, pedimos ayuda a los padres, a los amigos, tampoco queríamos vender nuestro servicio al mercado porque desviaba nuestro propósito. En especial cuando creamos la moneda complementaria que, en su momento fue una cosa loca pero que sirvió para dar cuenta que la alternativa existe.  La pregunta es: ¿Cómo se ecualiza esa matemática sin pactar con el mercado?  Entonces creamos esas alternativas para intercambiar tanto monedas como servicios. Después comprobamos efectivamente que funciona y en la práctica llegamos más rápido a los objetivos sin necesidad de correr detrás del dinero”, reflexiona Lenissa.

Con pasos cortos pero seguros la red comenzó a explorar las posibilidades de una moneda complementaria centrada en el intercambio de servicios específicos. El desarrollo de la carrera de un grupo de música, la disminución de los costos de las giras, la administración de sus recursos. “La posibilidad de intercambiar, por ejemplo, el trabajo de arte gráfico por el trabajo de agencia de prensa es un caso en que el dinero que había que invertir en hacer una campaña publicitaria ya no se gastaba más. Durante los dos primeros años de trabajo sufrimos más oscilaciones. Uno de los muchachos cambió su auto por un estudio, después mis padres ayudaron con un dinero. Al año siguiente ganamos un premio y recomenzamos con más fuerza. Pero siempre hay altos y bajos”, añade.

Fotografías de: M.F. Goldsman

1)Reunión productores.

2)Biba preparando documentación.

3)Lenissa interviniendo en asamblea.

4)Michelle Raissa trabajando.

Fora do Eixo cuenta con una creciente presencia en los medios nacionales, su capacidad de articulación le permite trascender la esfera de los festivales de rock y su campo de disputa se extiende en las diversas arenas de la escena cultural brasileña. Las fuentes de financiamiento son variadas y se vinculan con los diferentes frentes temáticos de la red que atraviesa la música, los clubes de cine, las artes escénicas, las  tecnologías libres, un partido político y un frente literario.

En la senda de la obtención de recursos señalan la importancia de la participación en concursos estatales, municipales o nacionales. También aplican  llamadas a convocatorias para proyectos creativos, de formación libre y de propuestas de una nueva economía. “Contamos con un grupo encargado de mapear cada concurso y ver cuál es el proyecto que se encaja bien en ese formato. Esa comisión trabaja elaborando esos proyectos y enviándolos” relata Biba. Otra gran fuente de recursos es el patrocinio directo con empresas interesadas por los proyectos que generan repercusión en los medios. “Tenemos apoyos directos que tienen mucho que ver con los intercambios locales, las empresas, con encontrar socios que quieran invertir en un evento. Entonces puede haber una persona interesada en que las personas compren en su negocio, en ese caso disponibilizamos un intercambio que puede ser con moneda complementaria (Fora Do Eixo Card) o en Reales”.Lenissa meninas

Según Lenissa Lenza las críticas en un inicio fueron muy importantes, fundamentales para despabilar a las personas “porque todo el mundo estaba adormecido y narcotizado entonces es necesario ser sacudido”. Fue un proceso en el que desarrollaron otra sensibilidad y un respeto hacia el trabajo comunitario que ayudó a aumentar los niveles de entrega de las personas. “La propuesta de la caja colectiva fue una parte muy fuerte para que la gente entendiera el proceso, que forma parte de un colectivo y que cualquier objeto es de todos. Si esa mesa es mía, la traigo para el colectivo y decidimos juntas qué vamos a hacer con ella. Se construye de otra manera porque eres parte del colectivo entonces generas una conciencia colectiva en la que el débito lo tienes hacia el colectivo y además sabes que hoy te toca a vos porque mañana le va a tocar a otro”.

Inventa un mundo, construye una nueva economía

  La moneda que circula en esta amplia red cultural se denomina Fora Do Eixo Card. Hay unos 300 bonos mil impresos permiten la intercambiabilidad con otras monedas del conjunto de la red (algunas de otros colectivos con su nombre propio y diferente). La tendencia es de crecimiento, observan.

“Hay más de 10 colectivos que trabajan con monedas físicas. Nacen con ese rasgo que denominamos una ´techie´ (una tecnología social) que la gente entiende rápido. Los colectivos van haciendo mucha sistematización de eso, luego la moneda física es como parte del marketing porque si aprendes a hacer el juego de los intercambios y explorarlo cada vez más, la creación de una moneda se deriva como consecuencia natural” desgrana Lenissa. Existe un componente simbólico muy importante en esta dinámica. Se vincula con la urgencia de dar un estímulo a los participantes. “La red no sobrevive de dinero si no que sobrevive de truques en todos los ámbitos. Ese es la mayor clave de FDE Card, si la gente no intercambia ¡se acaba todo! Entonces la moneda es fundamental en esa perspectiva y ayuda mucho con esas trocas, las personas se van manteniendo por causa de eso. Los colectivos se van vinculando entre sí para poder complementarse con diferentes servicios que se pueden intercambiar. La tendencia es la de la red de trocas de servicios de modo que la gente no caiga en la encrucijada de no poder desarrollar una iniciativa por falta de dinero”.

Uno de los indicadores más significativos muestra que el capital invertido y movido en trocas en 2010 es mucho más alto que el de Reales. “El año pasado eso creció mucho exponencialmente, en 2011 lo que era 65% en esa regla se volvió a un 85%, la gente terminó mucho más estimulada para usar el dinero y estimular a hacer más trocas”. También se trata de operar con un plan sustentable que cubra las necesidades básicas de las personas y los impulse a ser orgánicos con una red que los conecta de otra forma con la vida. 

Biba ejemplifica el plus de valor de este sistema de financiamiento “Hay un índice que señala que cada 1 real que se mueve nosotros movemos 9 FDE cards. De los proyectos que realizamos cada 1 real que pagamos generamos el triple en valor de cards. Entonces si hay un proyecto que cuesta 400 mil, nosotros conseguimos hacerlo con 100 mil reales y 300 mil cards. Puesto que el card es todo servicio que invertimos, con toda nuestra producción y nuestro equipamiento entonces para cada proyecto que logramos colocar tenemos prevista esa relación. Un retorno de 1 en 9 también para el socio porque nuestro trabajo tiene contabilizada también la repercusión en medios de comunicación”.

Michelle Raissa TrabajandoLos muros revelan algo de la lluvia de ideas, los momentos de diversión y de entusiasmo de un puñado de personas que insiste en cambiar el mundo. Mientras tanto, las grandes ollas con caldo de mandioca se mantienen calientes para aquellos que regresan a la casa cansados y hambrientos. La producción show de rock, la cobertura de un congreso de cultura o una manifestación en las calles, algunas de las actividades que movilizan el activismo. Mientras tanto, Biba abre el placard y muestra una pila de ropa para el/la que necesite escoja y use. La oficina se convierte en dormitorio y se prepara para que dar cobijo a diez personas más. Procurar más espacio y construir un mundo diferente día a día.

Nuestro ambiente

“Contamos con varios brazos para buscar recursos y a la vez intentamos trabajar también de forma sustentable para minimizar también el consumo. Creemos en una filosofía de sustentabilidad ambiental y de consumo conciente”, destaca Biba desde la casa FDE de Belo Horizonte. 

Fora Do Eixo presenta su costado ecológico así: “Una casa amplia, con 13 moradores (fijos), y una circulación media de 20 personas por día produce una alta cantidad de basura. En la Casa FDE de Minas Gérais estamos implantando un proceso de separación, reutilización y reciclaje de todos los residuos producidos. Repensamos todo su  procesamiento que va desde la basura orgánica que será destinado para una pequeña compostera, pasando por las botellas de plástico que serán reutilizadas para el montaje de una  huerta vertical y la confección de pufs  para la casa. Demos prueba de que los pequeños actos hacen la diferencia para un mundo más sustentable”.

---------------

1Fora do Eixo significa “Fuera del Eje”.

Sumario

Editorial

Federación María Laffitte

Evolución de la relación mujer y empleo en democracia

Ana Pérez Luna. Secretaría de la Mujer UGT Andalucía

Programas de formación, ¿el camino para el empleo?

Angel Gabriel Bueno Sánchez

Andalucía y su tejido empresarial

Angel Gabriel Bueno Sánchez

Mujeres-motor, también en tiempos de crisis

Ana Vázquez

Servir para servir

Iván Montes Gálvez

Emprenderla con el fututo. Retos del empleo femenino ante la crisis

Iván Montes Gálvez

Mujeres frente a la crisis, soluciones con acento andaluz

Carmen G. Gavira

Economía y empleo, ¿un asunto de mujeres?

Teresa Fernández Ridruejo. Orientadora laboral. Experta en género

¿Por qué decimos economía cuando queremos decir dinero?

Iratxe Acha (TTi, Tecnología para la Transformación Interior)

Crisis es nombre de mujer

Aitor Aspuru Sáez

Jezabel. Veganamente...

Aitor Aspuru Sáez

La responsabilidad de hablar desde la experiencia

Aitor Aspuru Sáez

"Nunca sabemos el potencial que tenemos dentro"

Cristina M. Sacristán

"En esta sociedad los logros masculinos se magnifican"

Cristina M. Sacristán

El difícil camino hacia la igualdad de la mujer ucraniana

Lyudmyla Kovalchuk - La Strada Ukraine

Las labores de cuidado infantil y el nuevo marco de regulaciones para el ejercicio del cuentapropismo en Cuba

Magela Romero Almodóvar

Poner en hora el reloj de los oficios

Magela Romero Almodóvar

Género y empleo: la realidad chilena

Oriana Ayala Ferrada

Servicio doméstico, ni sueños, ni ambiciones

Oriana Ayala Ferrada

¡Comienzan las rebajas!... en el tiempo de descanso

Mg. Florencia Antoniou

Fora de Eixo. Fuera del eje

Marta Florencia Goldsman

Mujeres, trabajo y cooperativismo en Brasil

Bianca dos Santos

Mujer, negra y empresaria

Neesa Isaacs

Ser mujer, ser empresaria.

Susana Escalante

Zineb, sencilla ciudadana del mundo

Zined Chbibi-Cadoux

No todo es de color rosa en el mercado laboral australiano

Silvia Cuevas Morales

Mujeres. La fuerza del cambio en India

Susana Marín Aguilera

Paseo cultural

Judy Rudon

Créditos

Federación Asoc. María Laffitte