Revista Empléate

N°1 - Empleate 1

Artículo imprimir el articulo

Apoyo, ánimo y generosidad... valores imprescindibles en la empresa

Mujer, negra y empresaria

Neesa Isaacs

"En la quietud del océano, canta una mujer negra como un tizón. A su lado hay una mujer más joven cuya cabeza descansa sobre el regazo de la que canta. Unos dedos estropeados  acarician en círculos el cabello de color castaño rojizo. Todos los colores de las cosechas -trigo, rosado, perla., se funden en el rostro de la joven. Sus ojos de color esmeralda adoran el rostro negro enmarcado en un azul cerúleo. Alrededor de ellas , en la playa, brillan los despojos depositados por el mar. Unos tapones de botella lanzan destellos cerca de una sandalia rota. Una radio rota baila sobre la espuma tranquila

Nada rompe este consuelo, y de eso trata la canción de Piadade, aunque las palabras evocan recuerdos que ninguna de las dos ha vivido: de una vejez en compañía, de palabras compartidas y pan dividido que humea por el fuego, de la bendición inequívoca de regresar a casa para estar en casa, de la dulzura de volver al amor iniciado".

Paraíso. De Toni Morrison.

Las expectativas para las mujeres han mejorado muchísimo desde los días en que “iban descalzas, embarazadas y ocupaban la cocina” y esto ha quedado ampliamente comprobado en Sudáfrica, donde un 38% de todos los negocios pertenecen a mujeres. Gracias a la prudencia financiera gubernamental y una legislación de gran alcance en torno a los créditos, el país ha logrado evitar una crisis económica como la que se ha vivido en Europa y en los Estados Unidos.

Esto no quiere decir que los sudafricanos hayan eludido la crisis económica del todo. En la actualidad existe un declive económico y el retraimiento laboral ha caracterizado los últimos años. Lo que  resulta alentador es que la gente está buscando de forma activa  nuevas oportunidades para abrirse paso.  El espíritu empresarial es el meollo del asunto y de los negocios, esto incluye a aquellos que son propiedad de las mujeres y que en consecuencia están floreciendo.

Chantel en su taller-SudafricaChantell Jansen, de Durban, por ejemplo, había trabajado en el departamento de licencias para vehículos durante muchos años. Al observar que las colas se alargaban y la paciencia de los clientes se acortaba, Jansen vio una laguna en el mercado y lanzó su propia compañía, TC Vehículos y Licencias en el 2005. La compañía se ocupa de las licencias y matrículas para los vehículos, las solicitudes para obtener matrículas personalizadas y las renovaciones, entre otros servicios. También se ocupa de recoger y entregar la documentación requerida para que el cliente tenga poco o ningún inconveniente.

Siendo una mujer negra en un sector dominado por los hombres, Jansen, comenta que ha recibido muchas críticas y que no ha sido fácil. “La gente sugería que yo no tenía lo que se necesita para triunfar en este negocio y que mi empresa no duraría mucho tiempo”.

Sin embargo, siete años más tarde, Jansen ha demostrado que se equivocaban, su compañía se ha convertido de un negocio que empleaba a dos personas a una empresa que da empleo a cincuenta personas y que tiene siete oficinas en KwaZulu-Natal.                             

 

"Siendo una mujer negra en un sector dominado por hombres… la gente sugería que yo no tenía lo que se necesita para triunfar en este negocio y que mi empresa no duraría mucho tiempo”.

 

Jansen comenta que ahorró para montar su empresa mientras trabajaba en el departamento de licencias para coches y se inscribió en la Cámara de Comercio e Industria de Durban, organismo que ofrece una red de contactos y de apoyo para los negocios locales. “A mí me eligieron como SMME (pequeña, mediana y micro empresa) para ser  asesorada durante un año por una compañía más grande que se llama Sigma Internacional. Durante este periodo, me presentaron al Fondo Umsobomvu para Jóvenes y tras ganar el concurso de becas conseguí  entrar en el Business Development Service Voucher Programme (Programa de Ayuda del Servicio de Desarrollo Empresarial). Mediante este programa, pude acceder a servicios como asistencia para la contabilidad, desarrollo de página web, marca y diseño.  Fue una oportunidad increíble y me benefició enormemente”.1er plano de Jansen-sudafrica

Jansen recomienda que los y las empresarias deberían buscar el asesoramiento de otras personas que han estado o están en los negocios y mantenerse fieles a sí mismos. “¡Trabaja bien! Mantén una actitud positiva y jamás te des por vencida del sueño o visión que tienes en mente. El camino nunca es fácil pero si te mantienes centrada y crees en ti misma, no te puedes equivocar”. También añade que como empresaria, es vital investigar todo lo que puedas y hacer todas las preguntas necesarias sobre el campo empresarial en el que quieres participar.  “Y lo último, trata a cada uno de tus clientes como si fueran los mejores y cosecharás las recompensas de la satisfacción de tu clientela”, apostilla.

Heather Moore, de Cape Town, dice que ella acabó teniendo un negocio por casualidad gracias a una combinación de suerte y de haber sabido atrapar las oportunidades cuando las vio. “Aunque me preparé como profesora de inglés y arte dramático, había pasado diez años trabajando como ilustradora independiente  y creadora de materiales educacionales. En el año 2006, había comenzado ha hacer estampados serigráficos en mi tiempo libre mientras trabajaba como guionista de cómics, y expuse los resultados de mis esfuerzos en un blog. La reacción que obtuve en línea fue buena, cada vez estaba haciendo más cosas, así que abrí una tienda virtual para vender mis productos y creé un espacio en mi estudio para hacer más. Muy pronto me vi inundada por pedidos al por mayor y tuve que aprender cómo  manejarlos. Con mucha rapidez, me di cuenta de que tenía un negocio de diseño y producción de tejidos estampados”.

"La publicidad por internet también es costosa y se necesita mucho tiempo para administrarla si quieres hacer una campaña exitosa. Así que sí, los gastos de publicidad pueden convertirse en un gran obstáculo para empezar”.

Su empresa, Skinny laMinx, ahora abastece con sus productos a boutiques de todo el mundo. “Diseñamos tejidos estampados y productos de papel, y empleamos nuestros tejidos en hacer artículos para el hogar como cojines, bolsos, delantales, zapatillas, servilletas, etc. También estoy trabajando en una colección de artículos para el hogar hechos de metal que espero poder lanzar en la segunda mitad del año 2012. Toda nuestra impresión se realiza aquí en Cape Town, Sudáfrica, en telas que nos provee una fábrica situada en el este del país”.

Moore comenta que sus diseños están inspirados por su interés en la estética de mediados del siglo, al igual que por la vida cotidiana en Cape Town. “Nunca sabes cuándo te puede surgir la inspiración – el otro día abrí un paquete de ensalada y se me iluminó la bombilla, cuyo resultado fue un nuevo diseño de tela con diferentes tipos de hojas de lechuga”.

A finales del 2010, Moore tuvo que asociarse con otra persona en el negocio para ocuparse de la gestión, fijación de precios y otras tareas administrativas mientras ella se concentra en el aspecto creativo de la empresa. Tras lanzar su negocio en línea, Skinny laMinx inauguró su primera tienda física en Cape Town. Moore ahora posee esa tienda en Cape Town, dos tiendas virtuales, clientes al por mayor en todo el mundo y también vende tejidos por metros para accesorios mobiliarios.

En cuanto a ser una mujer en un mundo de hombres, Moore dice que se resistió a la idea de ser dueña de un negocio durante mucho tiempo, porque dio por hecho que ser empresaria requeriría que fuera dura, oportunista y práctica. “Sin embargo, con el tiempo, y a través de interactuar con otros empresarios – en su mayoría empresarias – en realidad descubrí todo lo contrario de lo que había esperado: el apoyo, el ánimo y la generosidad que he experimentado con mis compañeras han hecho que me sienta cómoda llevando adelante un negocio, y ahora hago todo lo posible por poner en práctica la ética, y trabajar con personas que comparten los mismos valores de generosidad, apertura y honestidad que nosotras practicamos.” Moore dice que también ha hecho un esfuerzo para promocionar las empresas de otras personas y compartir sus conocimientos, porque sabe muy bien lo importante que esto ha sido para que su propia empresa prosperara.

A modo de anécdota, dice, “recientemente he descubierto que si alguna vez me siento un poquito insegura de mí misma, el ponerme un buen par de zapatos con tacones me hace sentir mucho más fuerte!”

Terry Cohen, de Knysna, una señorita dotada de muchos recursos por su propia naturaleza, decidió perseguir una idea que seguramente se manifestó cuando todavía era una niña en el parvulario, ¡cuando decoraba y vendía galletitas!

heather en su taller-telas-sudrafricaDespués de adquirir toda la parafernalia para imprimir láminas comestibles de azúcar glasé, Cohen usó sus conocimientos de marketing y rápidamente consiguió establecer una clientela.  “Siempre había disfrutado al hacer las tartas de cumpleaños de mis hijas, y les había hecho una a cada una desde el principio hasta los ocho años, sencillamente por el placer que proporcionaban a todos.” El hacer pasteles se convirtió en un negocio rentable. Luego diseñó envoltorios para magdalenas como una forma decorativa en la que presentar sus propios productos pero una vez que los anunció en su página web descubrió que la gente quería comprar los envoltorios. Esto, unido con un auge en la popularidad de las magdalenas gourmet, llevó a Cohen a darse cuenta de que tenía que existir un hueco en el mercado para envoltorios más elaborados y con estilo para las magdalenas. Hizo una página web para su nueva incursión, la llamó Cakes and Cookies (Tartas y galletas), y trabajó desde casa. “Diseñé y corté a mano mi primer juego de envoltorios con una plantilla de madera y un cuchillo para manualidades”. Después de fotografiar los envoltorios y subirlos a su página web, comenzaron a entrar algunos pedidos y podía ocuparse de todo el trabajo ella sola. Cuando su madre le compró una máquina para recortar en su cumpleaños, Cohen decidió que era el momento adecuado para extender el negocio. Para este fin, gastó unos 7.000 rands en papelería (unos 700 euros) y luego envió comunicados de prensa y fotografías a varias revistas. La respuesta del público que siguió a la publicidad en las revistas fue increíble y el negocio de Cohen creció con rapidez. “Me comenzaron a llegar encargos a diario y como tenía presencia en internet, recibí varios pedidos internacionales”. Como empresaria con una personalidad vibrante y ambiciosa, Cohen ya está pensando en extender su empresa con el estreno de una nueva marca de cajas para tartas.

Cohen dice que mientras que ella opina que una mujer puede aportar una clase de sensibilidad al producto en función de cómo se relaciona con las novias y las madres, no cree que dirija su empresa de forma diferente a como lo haría un hombre. “Creo que las mujeres han logrado mucha credibilidad en el mundo empresarial en términos generales. Debido a la naturaleza de mi negocio trato principalmente con mujeres, lo que hace que a veces mi  trabajo probablemente sea algo más difícil. En un ámbito donde la mayoría de los hombres no se preocuparían por pequeños detalles en cuanto a los productos para una boda o eventos especiales, las mujeres tienden a ser algo más exigentes”, añade.fachada de la tienda-sudafrica

Su consejo para otras mujeres y en particular para las mujeres solteras que quieran empezar su propia empresa es que sean muy conscientes de que los ingresos mensuales pueden variar, a veces hasta alcanzar niveles angustiosos. “En las empresas que dependen de las temporadas siempre hay que tener almacenados algunos frutos secos para el invierno”. Por ejemplo, las bodas en particular tienen meses selectivos, así que se necesita poder superar las temporadas más tranquilas”, advierte. Cohen dice que el ganar un salario en el negocio de otra persona puede ser mucho más confortable, pero desde luego que es mucho más gratificante ganárselo sola.

También señala que el tener una gran idea y un producto fabuloso no sirve de gran cosa si nadie lo conoce. El marketing tiene un gran papel que desempeñar y la publicidad del boca a boca de una clientela satisfecha nunca debe ser subestimada. “Desde un punto de vista financiero, las empresas pequeñas siempre tendrán que luchar para poder exhibir sus productos en importantes ferias para novias por ejemplo, y la publicidad en las revistas es increíblemente cara. La publicidad por internet también es costosa y se necesita mucho tiempo para administrarla si quieres hacer una campaña exitosa. Así que sí, los gastos de publicidad pueden convertirse en un gran obstáculo para empezar”.

“Creo que las mujeres han logrado mucha credibilidad en el mundo empresarial en términos generales. Debido a la naturaleza de mi negocio trato principalmente con mujeres, lo que hace que a veces mi  trabajo probablemente sea algo más difícil.

En vista de la actual economía mundial, Cohen minimiza los gastos al administrar su empresa totalmente desde su hogar, y sus envoltorios para magdalenas son enviados a nivel nacional e internacional a diario.

“Mi nivel de servicio es uno de los aspectos más importantes que hacen que lleve un negocio con éxito. Una y otra vez la gente se queda sorprendida de que haya respondido a sus consultas con rapidez. Personalmente yo pierdo interés si no recibo respuestas rápidas a mis preguntas, así que el contestar es un aspecto muy importante en cómo llevo mi negocio. Aunque mi empresa tiene base en internet, un cliente tiene que interactuar conmigo para hacer un pedido. Esto es intencional, ya que aunque una puede llevar a cabo una operación sin rostro, creo que es importante saber que estás tratando con una persona real. Yo soy una clienta muy exigente, así que hago todos mis productos para que sean lo suficientemente buenos como para que yo misma los pueda comprar. De esa forma sé que todo el mundo quedará contento.”

Sin embargo, añade que uno de los mayores obstáculos ha sido lograra la habilidad para poder satisfacer la demanda. “Mi papeles son de importación y los diseños no siempre son reemplazables, lo que significa que si las novias han visto un diseño meses atrás antes de pedirlo, pueden quedar desilusionadas si no puedo ofrecerles el diseño exacto. Conoces la antigua expresión “pide ahora para evitarte un chasco”... bueno, en mi caso no se trata de una maniobra de venta agresiva, es un hecho”.

Traducción de: Silvia Cuevas Morales

Fotografías: J.M.

 

Sumario

Editorial

Federación María Laffitte

Evolución de la relación mujer y empleo en democracia

Ana Pérez Luna. Secretaría de la Mujer UGT Andalucía

Programas de formación, ¿el camino para el empleo?

Angel Gabriel Bueno Sánchez

Andalucía y su tejido empresarial

Angel Gabriel Bueno Sánchez

Mujeres-motor, también en tiempos de crisis

Ana Vázquez

Servir para servir

Iván Montes Gálvez

Emprenderla con el fututo. Retos del empleo femenino ante la crisis

Iván Montes Gálvez

Mujeres frente a la crisis, soluciones con acento andaluz

Carmen G. Gavira

Economía y empleo, ¿un asunto de mujeres?

Teresa Fernández Ridruejo. Orientadora laboral. Experta en género

¿Por qué decimos economía cuando queremos decir dinero?

Iratxe Acha (TTi, Tecnología para la Transformación Interior)

Crisis es nombre de mujer

Aitor Aspuru Sáez

Jezabel. Veganamente...

Aitor Aspuru Sáez

La responsabilidad de hablar desde la experiencia

Aitor Aspuru Sáez

"Nunca sabemos el potencial que tenemos dentro"

Cristina M. Sacristán

"En esta sociedad los logros masculinos se magnifican"

Cristina M. Sacristán

El difícil camino hacia la igualdad de la mujer ucraniana

Lyudmyla Kovalchuk - La Strada Ukraine

Las labores de cuidado infantil y el nuevo marco de regulaciones para el ejercicio del cuentapropismo en Cuba

Magela Romero Almodóvar

Poner en hora el reloj de los oficios

Magela Romero Almodóvar

Género y empleo: la realidad chilena

Oriana Ayala Ferrada

Servicio doméstico, ni sueños, ni ambiciones

Oriana Ayala Ferrada

¡Comienzan las rebajas!... en el tiempo de descanso

Mg. Florencia Antoniou

Fora de Eixo. Fuera del eje

Marta Florencia Goldsman

Mujeres, trabajo y cooperativismo en Brasil

Bianca dos Santos

Mujer, negra y empresaria

Neesa Isaacs

Ser mujer, ser empresaria.

Susana Escalante

Zineb, sencilla ciudadana del mundo

Zined Chbibi-Cadoux

No todo es de color rosa en el mercado laboral australiano

Silvia Cuevas Morales

Mujeres. La fuerza del cambio en India

Susana Marín Aguilera

Paseo cultural

Judy Rudon

Créditos

Federación Asoc. María Laffitte