Revista Empléate

N°1 - Empleate 1

Artículo imprimir el articulo

Formación, empleo, desarrollo

Ser mujer, ser empresaria.

Marruecos: pasos hacia el futuro

Susana Escalante

 

 

 

 

Zineb Triki representa un estrato intermedio que debe ser apoyado desde todos los estamentos porque con él también se puede dar respuesta a los problemas de paro, inactividad y apatía de la juventud marroquí. Allanar el camino a las mujeres emprendedoras debe formar parte de la estrategia nacional facilitando la creación de pymes, aligerando el peso de la burocracia y combinando tradición e innovación con el asesoramiento internacional de los programas de cooperación al desarrollo.

En dos meses, dos mujeres: Leyla Myara Berrada y Meriem Bensalah Chaqroun.  Ambas asumen la tarea de dar mayor protagonismo a la mujer emprendedora en Marruecos ocupando la cabeza de dos de las asociaciones empresariales más fuertes del país a las que aportan su experiencia y conocimiento: la Asociación de Mujeres empresarias marroquíes (AFEM) y la Confederación general de empresas de Marruecos (CGEM) en la que por vez primera una mujer ocupa el cargo. Meriem Bensalah, directora general de aguas minerales de Oulmes empresa que actualmente factura 89,6 millones de euros, era la única candidata tras la marcha de Mohamed Hourani. Muchos ven una señal en este cambio como comenta Salwa Idrissi Akhanouch otra de las mujer de negocios más fuertes del país responsable de poner en marcha el centro comercial más grande del Norte de África inaugurado a finales del pasado año en Casablanca.

De un lado mujeres poderosas de grandes recursos, alta cualificación y cifras desorbitantes a sus espaldas. De otro lado, la ilusión y el proyecto de mujeres con una idea y escasos medios. Este es el escenario. El elevado número de cooperativas femeninas sitúan a la mujer marroquí como motor de las economías domésticas en un país de grandes contrastes y de marcada tradición rural. Según datos oficiales unas 25.740 mujeres pertenecen a este sector de la llamada economía social repartidas en 1.255 cooperativas a lo largo y ancho de Marruecos. oficina diseño-marruecos-espaciosA pesar de ello aún supone tan solo el 1% de los empleos nacionales, nada comparable al 9% o el 11% de países como Francia y Bélgica respectiva-mente. El camino está por andar. La falta de una legislación actualizada no favorece la diversificación y desarrollo de este tejido que tuvo sus orígenes en la época de la independencia y sigue casi exclusivamente vinculado al sector de la agricultura y la artesanía. Este lastre se suma a otros como la falta de un registro de cooperativas o los problemas de distribución de la producción. Pero la intención es buena y el gobierno tiene previsto abordar en breve la reforma del marco jurídico que rige a las cooperativas. Queda aún por desvelar el amplio potencial que juega la juventud y la mujer en esta ecuación: formación/empleo/desarrollo.

"Me interesé en pedir una ayuda, pero mi proyecto parecía difuso para estos organismos, porque quería englobar enseñanza de artes plásticas y cerámica con la producción y la creación. Al parecer hay que tener un proyecto mas concreto y que sea fácilmente reconocible. Al final desistí y continué sola hasta conseguirlo".

Zineb Triki representa un estrato intermedio que debe ser apoyado desde todos los estamentos porque con él también se puede dar respuesta a los problemas de paro, inactividad y apatía de la juventud marroquí. Allanar el camino a las mujeres emprendedoras debe formar parte de la estrategia nacional facilitando la creación de pymes, aligerando el peso de la burocracia y combinando tradición e innovación con el asesoramiento internacional de los programas de cooperación al desarrollo.

Esta joven empresaria nacida en Marrakech habla un perfecto español tras sus largos 12 años de residencia en nuestro país. Allí estudió artes plásticas y diseño para después especializarse en cerámica artística y restauración del patrimonio. Incluso montó un taller en Granada pero decidió regresar a su ciudad natal. Hará unos 4 años se lió la manta a la cabeza e inició los pasos para crear la que es su empresa actual, “Arterre”, escuela taller que combina formación y producción dando trabajo a otras 2 marroquíes.

Pregunta. Zineb, cuéntame. ¿Cómo surgió la idea de crear una empresa?

Respuesta. Tras mis primeros pasos en España montando una asociación sin ánimo de lucro llamada “Surámica” decidí volver a Marrakech con la idea de continuar investigando sobre el tema cerámico. Tuve que encontrar una alternativa para seguir disfrutando y ganándome la vida al mismo tiempo. Fue con esa idea con la que se creó “Arterre”: como una combinación rentable entre formación y enseñanza y la producción a pequeña escala de piezas de cerámica.Zined con niños en taller-Marruecos

P. Y una vez definida la idea fue necesario adaptar tu proyecto inicial. ¿Tuviste que renunciar a algo para poder llevar a cabo tu reto empresarial?

R. Estaba muy decidida y con muchas ganas. Mi interés por el mundo de la cerámica logró salvar algunas barreras como fue mi condición de joven y mujer en Marruecos. Este oficio pertenece todavía al mundo de los hombres, se trasmite de generación en generación y en él  hay un secretismo que cierra puertas. No me fue nada sencillo ganarme la confianza de los alfareros con los que traté.
Aun así hice mis esfuerzos y fui superando estas barreras y otras como la del lenguaje. Era complicada la terminología del oficio, en cada barrio el significado de los elementos, colores, esmaltes o técnicas cambian, era una lucha constante. Después de dos años, me aceptaron.

No renuncié a nada, seguí investigando para adaptar mi formación de España al mundo del barro en Marruecos. Diríamos que tuve que reciclarme integrando otros parámetros hasta ahora ajenos a mis estudios reglados en España.

Al cabo del tiempo, conseguí conjugar enseñanza, producción propia para la venta, y trabajos de pedidos para clientes.

P. Al respecto de las gestiones para dar el salto como empresaria. ¿Cómo te informaste, con quién hablaste? ¿Hiciste tú misma las gestiones o necesitaste el apoyo de alguien? Acaso hubiera sido más fácil para un hombre que para una mujer.

R. He ido preguntando un poco por todas partes. Me orientaron en la Cámara de Comercio y me fue de gran ayuda. Allí mi empresa dió sus primeros pasos. Deposité el nombre y al día siguiente ya contaba con el certificado necesario que te lleva por varios departamentos donde recibes orientación jurídica adaptada a tu proyecto. Todo se desarrolló sin grandes dificultades, sobre la marcha, y en un plazo de 1 meses conseguir formalizar la creación de mi empresa.

P. Me interesa mucho saber si hace 4 años conseguiste algún tipo de apoyo económico por parte de las autoridades marroquíes- nacionales y/o locales- y en caso positivo cuáles eran las condiciones para ser beneficiaria.

R. Me interesé en pedir una ayuda, pero mi proyecto parecía difuso para estos organismos, porque quería englobar enseñanza de artes plásticas y cerámica con la producción y la creación. Al parecer hay que tener un proyecto mas concreto y que sea fácilmente reconocible. Al final desistí y continué sola hasta conseguirlo.

niños en el taller Kotubia-marruecosPero te diré que cada vez existen más ayudas con vistas a abrir mercado y erradicar el paro. Se está haciendo un esfuerzo que está dando como resultado, como ocurrió en España en los últimos 15 años, la creación de cantidad de centros de ayuda para microcréditos o de orientación laboral para las  pymes.
Se difunde y promociona la puesta en marcha de proyectos empresariales de manera amplia e incluso a través de programas de televisión se incentiva a los jóvenes con ideas empresariales ingeniosas.

P. Tu proyecto empresarial une arte, formación y desarrollo. Cuéntame un poco de él y cuáles son las actividades que desarrollas actualmente.

R. Actualmente el taller funciona como centro abierto a la creatividad para todas las edades donde organizamos clases de cerámica y de técnicas de dibujo y pintura. Nuestro punto fuerte es el barro modelado, torneado o esculpido. Tanto niños  como adultos acuden en grupos y en horarios diferentes que adaptamos a sus necesidades.
Preparamos también a los jóvenes que desean ingresar en las escuelas de Artes o de Arquitectura ofreciendo asesoramiento y formación específica.

P. Marrakech es una ciudad dominada por la actividad turística pero su cercanía con las zonas rurales ofrece muchos ejemplos de proyectos empresariales femeninos como cooperativas, asociaciones, etc. Qué sabes de ellos y qué opinas al respecto de la idea de que es una manera encubierta para que la mujer siga limitada a actividades típicamente femeninas: artesanía, labores agrícolas, etc. que la reducen al entorno doméstico y la alejan de puestos de responsabilidad.

R. Es verdad que se esta viendo mucho esta tendencia del desarrollo de las cooperativas femeninas en el campo y zonas rurales, no solo en Marrakech sino en todo Marruecos. El gobierno ayuda a estas iniciativas para apoyar el trabajo femenino.
Pienso que es una oportunidad grande para estas mujeres que no han tenido la posibilidad de ir a la escuela pero que tienen un potencial enorme. Actualmente la producción está muy centrada en la tendencia “Bio-ecológica” que ahora está de moda. Estas cooperativas se orientan para dar a conocer y producir en cantidades razonables, estos productos naturales, hechos de manera tradicional y respetuosa con el medio ambiente.
En el sur el argán y sus derivados: productos de belleza, jabones, aceites que vemos distribuidos en los SPA y otros hammams de lujo.
En el norte la cerámica especialmente hecha por mujeres o la costura y bordados.
Y vista la gran aceptación de todos estos productos, estas mujeres están agrandando su círculo y se están abriendo al mundo.
Ya la mayoría no trabajan en casa, estamos viendo grandes cooperativas donde se produce y se vende en directo y también producen para la exportación. Creo que eso es muy positivo para ellas y es el primer paso para su inclusión en el mercado laboral.

P. Según tu experiencia, cuáles son los requisitos que debe cumplir una mujer en Marruecos para alcanzar el éxito como empresaria y emprendedora.alumnos en el taller con barro-marruecos

R. Yo pienso que si una mujer esta decidida a alcanzar el éxito, no hay quien se lo impida. Actualmente la mujer en Marruecos no tiene nada que envidiarle al hombre. Su evolución esta en marcha.

Uno de los puntos claves es la independencia económica y la confianza en la capacidad de gestión de pequeñas sumas de dinero. Los microcréditos y los salarios en manos femeninas pueden dar para mucho: hacerse poco a poco con maquinarias, adaptar los recursos, mejoras en la inversión, y con buenas ideas, llegan a transformar su entorno e incluso a generar empleo de manera sostenible.

Fotografias: Susana Escalante

Diferentes aspectos de la escuela-taller "Arterre".  Y Zined con el alumnado.

 

Dominar idiomas y ampliar relaciones sería el siguiente paso para ampliar el éxito y el prestigio. La imagen exterior juega un papel importante así que en Marruecos tenemos que cuidarla mejorando calidad y seriedad.

Las mujeres de este país comienzan poco a poco a convertirse en actoras de esta nueva imagen. La globalización marca el ritmo y el modelo, que en este caso, está transformando el rol de las mujeres. Ya sean solteras o casadas su presencia activa en la sociedad actual se deja ver por todas partes. Como muestra sólo tienes que pasearte por las grandes ciudades del país: Casablanca,  Rabat o Marrakech…

Sumario

Editorial

Federación María Laffitte

Evolución de la relación mujer y empleo en democracia

Ana Pérez Luna. Secretaría de la Mujer UGT Andalucía

Programas de formación, ¿el camino para el empleo?

Angel Gabriel Bueno Sánchez

Andalucía y su tejido empresarial

Angel Gabriel Bueno Sánchez

Mujeres-motor, también en tiempos de crisis

Ana Vázquez

Servir para servir

Iván Montes Gálvez

Emprenderla con el fututo. Retos del empleo femenino ante la crisis

Iván Montes Gálvez

Mujeres frente a la crisis, soluciones con acento andaluz

Carmen G. Gavira

Economía y empleo, ¿un asunto de mujeres?

Teresa Fernández Ridruejo. Orientadora laboral. Experta en género

¿Por qué decimos economía cuando queremos decir dinero?

Iratxe Acha (TTi, Tecnología para la Transformación Interior)

Crisis es nombre de mujer

Aitor Aspuru Sáez

Jezabel. Veganamente...

Aitor Aspuru Sáez

La responsabilidad de hablar desde la experiencia

Aitor Aspuru Sáez

"Nunca sabemos el potencial que tenemos dentro"

Cristina M. Sacristán

"En esta sociedad los logros masculinos se magnifican"

Cristina M. Sacristán

El difícil camino hacia la igualdad de la mujer ucraniana

Lyudmyla Kovalchuk - La Strada Ukraine

Las labores de cuidado infantil y el nuevo marco de regulaciones para el ejercicio del cuentapropismo en Cuba

Magela Romero Almodóvar

Poner en hora el reloj de los oficios

Magela Romero Almodóvar

Género y empleo: la realidad chilena

Oriana Ayala Ferrada

Servicio doméstico, ni sueños, ni ambiciones

Oriana Ayala Ferrada

¡Comienzan las rebajas!... en el tiempo de descanso

Mg. Florencia Antoniou

Fora de Eixo. Fuera del eje

Marta Florencia Goldsman

Mujeres, trabajo y cooperativismo en Brasil

Bianca dos Santos

Mujer, negra y empresaria

Neesa Isaacs

Ser mujer, ser empresaria.

Susana Escalante

Zineb, sencilla ciudadana del mundo

Zined Chbibi-Cadoux

No todo es de color rosa en el mercado laboral australiano

Silvia Cuevas Morales

Mujeres. La fuerza del cambio en India

Susana Marín Aguilera

Paseo cultural

Judy Rudon

Créditos

Federación Asoc. María Laffitte