Revista Empléate

N°1 - Empleate 1

Artículo imprimir el articulo

La formación, una herramienta imprescindible para la inserción laboral y la igualdad total entre los sexos.

Programas de formación, ¿el camino para el empleo?

Certificados de Profesionalidad y el reconocimiento de la formación profesional en la EU y demás Estados signatarios del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo

Angel Gabriel Bueno Sánchez

La Mujer desde mi niñez ha sido un todo, en casa, en la calle, en los estudios,  en todas partes, por ello ¿por qué no está representada en todos los trabajos?  La lucha por la equidad no es total. Hace pocos días el nuevo Gobierno francés nos da un ejemplo, mitad mujeres, mitad hombres para guiar un país: “el ideal”.   

Durante muchos años la mujer ha estado subrepresentada (trabajos masculinizados) en el mercado laboral. Si echamos un vistazo en las  hemerotecas veremos la evolución: hay arquitectas, medicas, periodistas... cualificadas. Jornaleras, limpiadoras..., sin cualificación. Y siguen faltando más camioneras, taxistas, autobuseras, fontaneras, albañilas, capataces, ebanistas, carpinteras de madera y aluminio, etc., etc. En los Servicios Públicos de Empleo se garantiza la optimización de los Recurso Humanos pero en el resto de la la sociedad y en la empresa privada en particular, persiste el rol o estereotipo que dificulta este  cambio.  Este artículo tiene la intención de explicar la situación del Sistema  Educativo Reglado y de la Formación Profesional para el Empleo (F.P.E.) así como de la Acreditación de competencial y los Certificados de Profesionalidad para entender mejor la formación en el ámbito laboral y en concreto, la situación actual de la mujer en relación al empleo.

ilustracion oficios masculinos-C.Luengo

Actualmente en la formación del sistema reglado de educación hay mayoría de mujeres en estudios universitarios masculinizados que obtienen la licenciatura, pero queda todavía el último peldaño: conseguir un trabajo y trabajar para lo que se ha preparado además obtener cargos de responsabilidad, hecho no tan raro de conseguir, mientras que en los escalafones de trabajos sin cualificación ‘masculinizados’ es difícil encontrarlas y más aún saber de ellas, por el mismo motivo de siempre “el qué dirán”. Paseaba por el centro de Sevilla y pude observar que la gente ya no se asombra de ver a una taxista, una autobusera, una policía local… lo que indica que la sociedad está asimilando  la equidad de los trabajos aunque no para todos los llamados ‘trabajos masculinizados’, como veremos más adelante.  

La información y formación de base es importante, para ello desde el Sistema Educativo Reglado y sus diferentes ámbitos en los proyectos Curriculares de los Colegios de Educación Infantil y Primaria está introduciéndose la “coeducación”,  planteada desde la transversalidad de la adquisición de los conocimientos, una educación mixta o educación integral en común y en equidad, al margen del sexo de las personas y cuyas bases se asientan en el reconocimiento de las potencialidades e individualidades de niñas y niños, o sea,  desde la igualdad de los valores de las personas.

Desde el punto de vista del Sistema no Reglado, a partir de la normativa del antiguo INEM, en 1985, se regula y crea las Escuelas Taller, dirigidas a jóvenes menores de 25 años. A posteriori con la transferencia de competencias a las Comunidades Autónomas de las Políticas Activas de Empleo , en este caso para la Comunidad Autónoma de Andalucía normativa Orden 8 de Abril de 2004, se crearon los programas de Escuelas Taller, Casas de Oficios y Talleres de Empleo para que un 50%  del alumnado- trabajadoras/res fueran mujeres, cuyo objetivo final era la inserción laboral en una profesión que por medio de estos programas se formaban teórica-práctica y experiencia laboral con un contrato para la formación

"Un modelo productivo en el que alcanzar un puesto en el sector de la construcción no suponga un obstáculo y en el que el hecho de ser trabajadora no limite la legítima aspiración a un progreso personal de toda mujer".

También la Formación Profesional para el Empleo (F.P.E.), se ha normativizado. El Decreto 335/2009 de 22 de Septiembre, señala en el artículo 5 que los tipos de acciones de F.P.E. son:

a) La formación de oferta destinada a la población activa, tanto ocupada como en situación de desempleo, y que se imparte a través de planes de formación, proyectos formativos, acciones formativas o itinerarios formativos.
b) Los programas de acciones formativas con compromiso de contratación, los itinerarios formativos, los programas específicos dirigidos a colectivos con especiales dificultades, así como otros programas que se desarrollen en base a las necesidades del mercado laboral.
c) Los programas públicos de empleo-formación.
d) Las acciones de investigación, innovación y acompañamiento dirigidas a conseguir una mayor calidad, eficacia y adecuación de la Formación Profesional para el Empleo a las necesidades del mercado de trabajo.

sistemas educativos y formativosEntendemos por Formación Profesional para el Empleo, un conjunto de acciones que tiene como objeto impulsar y extender también entre las empresas y los/as trabajadores/as ocupados/as además de a las personas  desempleadas una formación que responda a sus necesidades, favoreciendo el aprendizaje permanente en un mercado de trabajo basado en el conocimiento.

Este nuevo subsistema integra tanto la antigua Formación Profesional Ocupacional como la Formación Continua, contribuyendo a la mejora de la competitividad y de la productividad de las empresas, a la vez que mejora la empleabilidad de las personas trabajadoras, especialmente de aquellos colectivos que tienen mayores dificultades de acceso al mercado laboral  (como son las personas con discapacidad, las afectadas y víctimas del terrorismo, de la violencia de género, personas desempleadas de larga duración, las mayores de 45 años y las personas en riesgo de exclusión social) o de mantenimiento en él.

La Consejería de  Empleo (ahora de Economía Innovación, Ciencia y Empleo) diseña anualmente un paquete de acciones formativas que facilitan la mejora de la cualificación profesional de las personas trabajadoras, adaptando sus competencias a los requerimientos del mercado de trabajo. En este sentido, el Servicio Andaluz de Empleo trabaja a favor de un mercado laboral más dinámico, capaz de responder en cada momento y en el menor tiempo posible a los requerimientos de los sectores productivos andaluces.

Actualmente se pone a disposición de la ciudadanías las siguientes ofertas de formación:

Formación para trabajadores/as desempleados/as
Formación para trabajadores/as ocupados/as
Formación a distancia. Convocatoria Sociedad del Conocimiento: tanto trabajadores/as ocupados/as como desempleados/as
Formación para trabajadores/as autónomos/as.

Además se facilita al alumnado el acceso a la formación mediante becas y ayudas en concepto de transporte, manutención, alojamiento y cuidado de hijos/as o una beca por asistencia en el caso de las personas con discapacidad.

En el artículo 15, se hace también referencia a otras iniciativas de Formación Profesional para el Empleo con mención a  otros programas específicos adaptados a determinados colectivos o empresas:

a) El programa de acciones formativas con compromiso de contratación dirigidos a personas en situación de desempleo cuyo objetivo es el de facilitar una formación adaptada a las necesidades de las empresas para su contratación.
b) Programas específicos para la cualificación de personas con necesidades formativas especiales o que tengan dificultades para su inserción laboral o recualificación profesional.
c) Los programas destinados a la actualización de formadores y gestores en metodologías de la formación.
d) Aquellos otros programas formativos que el Servicio Andaluz de Empleo que pudiera establecer en función de su planificación y nuevas necesidades detectadas.

Este modelo de formación permite  la posibilidad de realizar cursos de formación vinculados al Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, pudiendo de esta forma obtener en todo o en parte un Certificado de Profesionalidad que acredite las competencias profesionales adquiridas a través de este proceso formativo. Por ello es una  prioridad salvar la insuficiente concienciación y sensibilización sobre la desigualdad de género que dificultan la efectividad de las políticas de igualdad desde una fase embrionaria o inicial.

También a través de las Acreditaciones de Competencias, si has adquirido tus conocimientos profesionales desarrollando una actividad laboral y no tienes titulación, ahora las Administraciones convocarán periódicamente procedimientos de acreditación de competencias profesionales en los que podrás demostrar lo que sabes hacer, obtener una acreditación y orientaciones sobre cómo conseguir una titulación oficial. Si abandonaste tus estudios para incorporarte al mundo laboral y has aprendido tu profesión en tu puesto de trabajo. Si has adquirido competencias profesionales desempeñando tareas de voluntariado o como becario.

Si a lo largo de tu vida has realizado actividades no remuneradas que te han permitido adquirir competencias del mundo laboral, puedes presentarte a las convocatorias de Acreditación de Competencias Profesionales relacionadas con tu actividad. Cada convocatoria se centrará en determinados ámbitos profesionales y quien lo desee y necesite podrá participar en aquella que se ajuste a su perfil. Una vez se haya inscrito, le pedirán que demuestre lo que sabe hacer y después de superado el procedimiento obtendrá una acreditación con validez en todo el territorio nacional y orientaciones sobre los pasos a seguir para obtener una titulación del Sistema de Educación Reglado. El procedimiento se desarrolla en tres fases:

1) Asesoramiento
2) Evaluación y
3) Acreditación y Registro.                                                    

coeducaciónEn Andalucía mediante la Orden 11 de noviembre de 2011, conjuntamente las Consejerías de Educación y Empleo, se convocó para 2011 el procedimiento de evaluación y acreditación de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías no formales de formación para determinadas unidades de competencias, en el ámbito de la comunidad andaluza.  Por todo, si posees experiencia laboral o formación en las cualificaciones objeto de esta convocatoria, no tienes acreditación oficial y cumples los requisitos, mediante este procedimiento puedes obtener una acreditación oficial que puede:   

1) Conducirte a la obtención de un certificado de profesionalidad o a un Título de Formación Profesional.
2) Mejorar tu empleabilidad en el mercado de trabajo, así como tu desarrollo personal y profesional.

3) Proporcionarte un plan de formación que te permita completar o incrementar sus competencias y cualificación profesional.

Las unidades de competencia que se evalúan en esta convocatoria están relacionadas con las siguientes cualificaciones:

a) Educación Infantil
b) Atención Sociosanitaria a Personas en el Domicilio (Ayuda a Domicilio)
c) Atención Sociosanitaria a Personas dependientes en Instituciones Sociales (Atención Geriátrica)
d) Transporte Sanitario (Conductores de Ambulancias)
e) Atención Sanitaria a múltiples víctimas y catástrofes. Independientemente de la Comunidad en que vivas podrás acreditar en convocatorias de otras comunidades si coincide con tu experiencia laboral o formación.

Existe esta página a nivel Estatal a la que puedes dirigirte y esta para Andalucía. Vemos por tanto que la mayoría de las acreditaciones profesionales están dirigidas a aquellas mujeres que no tienen reconocida su profesión por medio de una formación cualificada pero  que a través de este mecanismo se materializará.

Si analizamos las guías de la  clasificación de las diferentes ocupaciones detectamos que en los programas formativos no se suele plantear un abordaje específico en la intervención con mujeres. Ha existido poca sensibilidad para aplicar un enfoque de género, Sin embargo, las mujeres tienen más dificultades para acceder al mercado laboral, a pesar de los avances recientes conseguidos.

Durante nuestra vida, aprendemos determinados comportamientos según seamos mujeres o hombres. Repetimos conductas que aceptamos como válidas, por costumbre y tradición, porque así nos las enseñan desde la infancia, aunque algunas de ellas se basen en prejuicios y provoquen la indefensión de quienes se muestran diferentes. Si desarrollaremos actitudes positivas relacionadas con la formación y desarrollamos habilidades y destrezas sociales ante el empleo, estamos potenciando también  actuaciones a favor de la inserción laboral de las personas.

Hoy sabemos que para ello la incorporación del enfoque de género es imprescindible puesto que muestra del conjunto de estereotipos a partir de los cuales una sociedad traduce la sexualidad biológica en tareas y responsabilidades y construye un sistema de clasificación y jerarquización de las personas, en torno al cual se organiza la sociedad y se construye la identidad individual.

Es clara  la feminización de algunos sectores y la necesidad de la "diversificación profesional" en otros considerados no tradicionales, como el de la innovación y el medio ambiente, a la vez que se fomente el trabajo autónomo y las iniciativas emprendedoras de las mujeres y sobre todo, y en lo que respecta a la FPE la necesidad de incorporar la formación específica en género para los/las monitores/as que permita dotarles de medios y herramientas necesarios para  romper con el conjunto de estereotipos que perpetuan  la autopercepción así como en las trayectorias de vida y laborales supuestamente libremente elegidas por las mujeres.

Es preciso trabajar sobre sus condicionantes como la  invisibilidad y no reconocimiento de las ocupaciones relacionadas con lo doméstica y el cuidado de personas o las dificultades para acceder a la formación y ocupaciones tradicionalmente masculinas, como la familia del metal, construcción, etc.

Si hablamos del trabajo por cuenta propia, en los últimos años, la incorporación de la mujer al mercado laboral se ha incrementado notablemente en los países desarrollados. En la mayoría de estos países se aplican programas dirigidos a apoyar a ciertos grupos de población que han estado discriminados, entre los que se encuentran las mujeres. Estos programas han sido diseñados fundamentalmente para fomentar la participación de la mujer en el mercado de trabajo, ya sea aumentando su capital humano, suavizando las trabas que su situación familiar origina o bien fomentando nuevas formas de trabajo, entre las cuales la creación de su propio puesto de trabajo a través del autoempleo se posiciona como una medida de inserción viable. La creación de empresas es considerada como un factor esencial en las estrategias competitivas diseñadas desde diversos ámbitos. En épocas de recesión, el emprendedor/a puede verse abocado a poner en marcha una iniciativa empresarial como medio para crear su propio puesto de trabajo. 

Esta página web está dedicada a las mujeres del mundo que han sabido ser reconocidas por sus logros a través de la historia y como referente al colectivo de las mujeres.

Ilustración: Cristina Luengo

Sumario

Editorial

Federación María Laffitte

Evolución de la relación mujer y empleo en democracia

Ana Pérez Luna. Secretaría de la Mujer UGT Andalucía

Programas de formación, ¿el camino para el empleo?

Angel Gabriel Bueno Sánchez

Andalucía y su tejido empresarial

Angel Gabriel Bueno Sánchez

Mujeres-motor, también en tiempos de crisis

Ana Vázquez

Servir para servir

Iván Montes Gálvez

Emprenderla con el fututo. Retos del empleo femenino ante la crisis

Iván Montes Gálvez

Mujeres frente a la crisis, soluciones con acento andaluz

Carmen G. Gavira

Economía y empleo, ¿un asunto de mujeres?

Teresa Fernández Ridruejo. Orientadora laboral. Experta en género

¿Por qué decimos economía cuando queremos decir dinero?

Iratxe Acha (TTi, Tecnología para la Transformación Interior)

Crisis es nombre de mujer

Aitor Aspuru Sáez

Jezabel. Veganamente...

Aitor Aspuru Sáez

La responsabilidad de hablar desde la experiencia

Aitor Aspuru Sáez

"Nunca sabemos el potencial que tenemos dentro"

Cristina M. Sacristán

"En esta sociedad los logros masculinos se magnifican"

Cristina M. Sacristán

El difícil camino hacia la igualdad de la mujer ucraniana

Lyudmyla Kovalchuk - La Strada Ukraine

Las labores de cuidado infantil y el nuevo marco de regulaciones para el ejercicio del cuentapropismo en Cuba

Magela Romero Almodóvar

Poner en hora el reloj de los oficios

Magela Romero Almodóvar

Género y empleo: la realidad chilena

Oriana Ayala Ferrada

Servicio doméstico, ni sueños, ni ambiciones

Oriana Ayala Ferrada

¡Comienzan las rebajas!... en el tiempo de descanso

Mg. Florencia Antoniou

Fora de Eixo. Fuera del eje

Marta Florencia Goldsman

Mujeres, trabajo y cooperativismo en Brasil

Bianca dos Santos

Mujer, negra y empresaria

Neesa Isaacs

Ser mujer, ser empresaria.

Susana Escalante

Zineb, sencilla ciudadana del mundo

Zined Chbibi-Cadoux

No todo es de color rosa en el mercado laboral australiano

Silvia Cuevas Morales

Mujeres. La fuerza del cambio en India

Susana Marín Aguilera

Paseo cultural

Judy Rudon

Créditos

Federación Asoc. María Laffitte