Dos Ovarios, una escopeta y mi perro

communicación

08-05-2018

Dos Ovarios, una escopeta y mi perro

Un espacio para la creación. El paisaje de la tormenta.

La Real Fábrica de Artillería de Sevilla se ha convertido este fin de semana en un lugar de encuentro de creadoras y creadores: artistas lugareños de gran nivel. Un total de quince artistas de diferentes géneros y naturalezas sorprendieron gratamente con su arte a las personas allí congregadas.  No cabe duda de que actos de está índole dan a Sevilla un soplo de aire fresco tan necesario en esta ciudad tan encerrada en sí misma. 

Hubo creadores y creadoras, pero hoy, nos centramos en una artista infravalorada, incomprendida, una artista cuya obra, nunca deja de sorprendernos y de ningún modo te deja impasible. Imposible no reaccionar ante su trabajo, un arte sorprendente a la vez que rompedor, El trabajo de Ro Sánchez, te guste o no, jamás deja te deja indiferente, nunca puedes quedarte impasible cuando lo contemplas. 

Con la pieza, “Dos Ovarios, una escopeta y mi perro (intervención de espacio público/acción)”, Ro Sánchez culmina un ciclo comenzado a principios de los años noventa en unas jornadas de acción. En esa ocasión se presentaba dentro de un acolchado de compresas con un discurso de fertilidad. En este momento vital, a las puertas del cierre de su ciclo menstrual y tras unas décadas… de nuevo los acolchados de compresas cobran protagonismo. A modo de camino de baldosas amarillas, la artista ya no se muestra como “Animal en vías de extinción” animal acorralado, sino como un oráculo sabio rodeado de atributos al que puedes contar o callar y sobre todo en el que te puedes parar en calma. Las imágenes proyectadas que la rodean son los altares que la protegen.

No es una Santa, no es una diosa fértil es UNA MUJER.